Eres Maestro

Educar es lo mismo

que poner un motor a una barca…

Hay que medir, pensar, equilibrar…

y poner todo en marcha.

Pero para eso,
uno tiene que llevar en el alma

un poco de marino…

un poco de pirata…

un poco de poeta…

y un kilo y medio de paciencia concentrada.

Pero es consolador soñar,

mientras uno trabaja,

que ese barco, ese niño,

irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío

llevará nuestra carga de palabras

hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.

Soñar que, cuando un día

esté durmiendo nuestra propia barca,

en barcos nuevos seguirá

nuestra bandera enarbolada. 

Gabriel Celaya

EXPLORA MÁS ARTÍCULOS

Noticias

¡Somos libres!

Estimada Comunidad Domingo Savio:    Un día como hoy, en 1816, se declaró la Independencia Argentina. Los invitamos a leer las palabras alusivas redactadas por la profesora

Leer Mas
Secundario

¡Feliz cumpleaños Córdoba!

Estimada Comunidad Domingo Savio:hoy celebramos los 448 años de nuestra querida ciudad de Córdoba. Homenajeamos un sueño hecho realidad, que comenzó en el año 1573,

Leer Mas